.

Superando la impotencia sexual


En el artículo: "Conozca los cinco miedos sexuales de todo hombre", empezamos con el temor a la impotencia como uno de los miedos más frecuentes frente al acto sexual. En términos generales, dijimos que la impotencia o disfunción eréctil es la incapacidad del hombre para conseguir una erección adecuada, tanto en fortaleza como de tiempo, que posibilite la penetración de la vagina femenina, logrando así una culminación sexual satisfactoria junto con la eyaculación.

Todo hombre en algún momento de su vida ha sufrido impotencia, debido principalmente a problemas emocionales, en su mayoría ocasionales. Pero se puede decir que hablamos de impotencia, únicamente cuando se enfrenta a tal dificultad con cierta regularidad.Esto puede sucederle a varones de cualquier edad: adolescentes que se inician sexualmente, adultos que se encuentran en pleno desempeño sexual y al hombre mayor, sexagenario no resignado de ver perder su virilidad por causa irreparable del tiempo.

Además, se podría precisar que ciertos individuos son impotentes desde el comienzo de una relación, otros pierden la erección en el momento de la penetración, mientras que están los que se vuelven impotentes durante el mismo acto sexual. Muchos hombres impotentes, mantienen su erección en la masturbación. Además, como la erección y la eyaculación son dos fenómenos distintos originados en centros nerviosos diferentes, un hombre impotente puede eyacular a pesar de su flacidez.

El hombre que padece impotencia severa o primaria, se caracteriza por haber conseguido erecciones y eyaculaciones gracias a la masturbación, pero frente a una mujer, casi siempre fracasan. En otros casos, la impotencia se produce después de haber tenido un desempeño sexual normal, empezando a sufrir una impotencia temporal, también llamada secundaria.
En ambas situaciones, se reconoce diversas causas psicológicas y físicas, destacando las siguientes:


Para el psicoanálisis, un complejo de Edipo no superado adecuadamente provoca que los deseos inconscientes de relación sexual con la madre, volvieran a ser revividos cada vez que el individuo experimente excitación sexual, provocando la impotencia como un mecanismo de defensa del yo, frente al complejo de culpa.

-Si bien es cierto que el hombre, a lo largo de la historia, ha tenido más libertad sexual con respecto a la mujer, por otro lado, se le ha exigido asumir mayor capacidad y compromiso en su comportamiento sexual. La pareja Master y Johnson fueron los primeros en señalar cómo la culturaha impuesto una idea errónea al hombre. Le ha creado la obligación imaginaria de ser el principal responsable del éxito en la relación sexual. Recae en él todo el peso psicológico de dicho proceso, liberando a las mujeres de cualquier responsabilidad ante tal situación. Generando mucha ansiedad y presión psicológica, que algunos hombres no pueden tolerar.

La psiquiatra norteamericana Virginia Saok, realizó un estudio en New York sobre cómo actuaba la culpa en la impotenciay descubrió que muchos hombres, incluso los más preparados, conciente o inconscientemente, arrastran desde su adolescencia que si se masturban muchas veces, en algún momento podrían sufrir de impotencia. Es como si creyeran que hubieran nacido con un límite determinado de posibilidades de erecciones y eyaculaciones, como si las mismas se fueran a terminar con el uso excesivo. Incluso muchos adolescentes llegan a contarlas y marcarlas en el calendario preocupados por el exceso, lo cual muestra cuan dañina puede ser la represión en la formación sexual de un individuo.

La impotencia ligada a ciertas creencias de superchería tiene un origen remoto. Desde la edad media se pensaba que las brujas fabricaban hechizos mediante mezclas extrañas, como la sangre y testículos de ciertos animales. En la actualidad, en muchos países de Latinoamérica y África, se piensa que la impotencia se debe a lo que vulgarmente se denomina hechizos. Es creer en el uso de poderes mentales ajenos a nuestra voluntad, que empleados con egoísmo y mala intención pueden causar daño. La cura se limita a un desencanto producido por otro brujo. Más allá de creencias populares, no olvidar que el poder de la mente es muy fuerte, porque ella finalmente elige lo que desea o no creer y esto influye en nuestra fisiología.

-Otra idea errónea que conduce a la impotencia es la disociación que se establece entre afectividad y comportamiento sexual. Separar el sexo del amor produce una fragmentación en el hombre. Este condicionamiento estimula a establecer contacto con dos tipos de mujeres: las asexuadas, como son la madre, hermanas, novias, esposas, figuras que se "respeta y ama" y las sexuadas, todas aquellas con las que se puede tener relaciones sexuales sin mezclar los sentimientos afectivos. Por eso, cuando tales hombres se enamoran de la mujer que consideran digna de ser su compañera y madre de sus hijos, inconscientemente pueden desarrollar un rechazo sexual a través de la impotencia. Incluso, un hombre puede ser impotente con su esposa, más no así con otra mujer y viceversa.

Con relación a los factores físicos, el alcoholsi bien es un estimulador al desinhibir a los individuos, dificulta la erección sobre todo cuando se bebe en exceso, porque bloquea el sistema nervioso central. Las drogas, en particular los llamados tranquilizantes, antidepresivos y los medicamentos para tratar la hipertensión, deprimen profundamente toda actividad cerebral y disminuyen el interés sexual.Muchos barbitúricos bloquean la transmisión de los impulsos nerviosos parasimpáticos que controlan el flujo sanguíneo que determina la erección del pene. Otro factor físico es la diabetes, porque al ser una enfermedad que eleva el nivel sanguíneo de la glucosa, puede causar lesiones nerviosas en varias partes del cuerpo, inclusive en los órganos genitales.

Finalmente, el envejecimiento es una de las causas inevitables de la impotencia. Con los años, el interés y la funcionalidad del órgano sexual decrecen de manera natural,debido a numerosas enfermedades, pero no desaparece. Un hombre que supera los 60 años empieza a sufrir diabetes, problemas cardiacos, enfermedades vasculares, deterioro neurológico, lesiones pélvicas, desequilibrios hormonales, próstata, entre otras. Está condenado a sufrir impotencia y muchas veces no se resigna. Sino, recordemos un caso famoso, narrado en la Biblia. Cuando el viejo y acabado rey David, tuvo como esposa a la bella y joven Abisag de Suman, en la que buscaba el calor e incentivo necesario para su ya comentada impotencia. Se cuenta que después de muchas noches, por más esfuerzos del rey, Abisag se mantenía virgen.

Frente a la impotencia lo fundamental es determinar la causa. No debemos permitir que la vergüenza dificulte acudir a un especialista. Cerca del 95% de todos los casos pueden ser tratados con éxito.

Felizmente en la actualidad, existen numerosos tratamientos. Desde los de la medicina alopática (aparatos de succión, terapia de inyección y para casos más severos; prótesis, pelotillas intrauretrales, sin olvidar las famosas pastillas) a los tratamientos de la medicina naturista o alternativa(Acupuntura, Reflexoterapia, Dietética, etc.). Estas últimas tratan siempre de ver a la persona como un todo y siempre tienen en cuenta su estado físico, emocional y nutricional.
En los últimos años, la Dr. Helen Singer Kaplan, en su Manual Ilustrado de Terapia Sexual, lleva desarrollando una técnica revolucionaria en donde la mujer estimula a su pareja manualmente, llevándolo progresivamente a superar dicha disfunción a través de constantes ejercicios.

Le invitamos a reservar su hora de atencion para su primera sesion de Terapia de Pareja en nuestro sistema de reserva en linea:





Le invitamos a conocer las caracteristicas diferenciadoras de nuestro centro (que nos distingue): Quienes somos

Si desea conocer la experiencia de quienes ya han asistido a nuestro centro: Testimonios

Si desea ver nuestras oficinas: Nuestras Oficinas

Si desea reservar una hora de atencion lo invitamos a conocer nuestros Horarios y Valores.

Algunos testimonios de nuestros pacientes:



icon.Prisma Psicologia ®  www.terapiadepareja.cl
Centro de Atencion Psicologica especializado en Terapia de Pareja



Sistema de Reserva en Linea (atencion 24 hrs):


Para informarse de horarios de atencion, valor de la consulta, reembolso de isapres, descuentos por paquetes de sesiones, etc CLICK AQUI

Whatsapp para consultas (administrativas):
Click aqui desde su smartphone (whatsapp)

e-mail : [email protected]
Telefono : 222352715 (buzon de voz)

Horario de atencion:
Lunes a Viernes 10:00 a 22:00 hrs y Sabado 10:00 a 20:00 hrs.

Nuestras direcciones:
Oficina Panoramico: Nueva Providencia 2155 (ex 11-Sept), Oficina 801-A (Torre A), Edificio Panoramico, Metro Los Leones ver mapa
Providencia - Santiago - Chile

Oficina Centro Providencia: Nueva Providencia 1945 (ex 11-Sept), Oficina 1101, Edificio Centro Providencia, Metro Pedro de Valdivia ver mapa
Providencia - Santiago - Chile

Trabaje con nosotros