.

Otra mirada sobre el sexo

Tenemos que mirar a la sexualidad como una condición de la persona integral: física, psíquica y social.

Condición vital
El hombre y la mujer son seres sexuados; nadie podría refutar esta simple verdad. Pero cuando sostenemos que un bebé que acaba de nacer es un ser con sexualidad... Cuando pensamos en una anciana que yace en su lecho de muerte como un ser sexuado, no es tan fácil sostener esa afirmación. ¿Por qué?
Para explicar este problema -que tanto malestar y carencia de calidad de vida genera en muchos- tenemos que mirar a la sexualidad como una condición de la persona integral: física, psíquica y social.
o Que el sexo es una condición física es evidente: allí están los genitales, los caracteres sexuales secundarios y funciones como la fecundación, la ovulación o la erección para recordárnoslo.
o Que la sexualidad está anclada en la estructura psíquica del ser humano, desde Sigmund Freud hasta hoy ha quedado más que claro.
o Que lo sexual organiza en buena medida la vida social, las relaciones entre las personas y la convivencia, ya es más difícil de ver con claridad.
Sin embargo, si no vemos al sexo de esta manera compleja que incluye lo cultural, lo legal, lo artístico, lo patológico y hasta lo comercial, será siempre una esfera incógnita para la mayoría. Tanto en su aspecto de género (ser varón o mujer, más allá de los atributos naturales físicos) como por sus implicancias a través de la satisfacción vital que trae el placer, la sexualidad se resiste a ser reducida a una simple y concisa definición científica.
Funciones
Estamos acostumbrados a separar para comprender. Así se organiza el conocimiento científico, que mira al humano:
o como una especie entre otras,
o como un organismo sano/enfermo,
o como un sujeto feliz/insatisfecho,
o como un engranaje adaptado/inadaptado de un mecanismo más complejo, etc.
A raíz de esta manera de explicar la realidad, decimos que la sexualidad tiene distintas funciones. De ellas, la más clara e incontestable es la de la reproducción, la de prolongación de la especie. Desde este punto de vista nuestra sexualidad se apoya sobre fuertes estímulos instintivos y aceitados mecanismos orgánicos. En esto nos parecemos a otros -todos- los seres vivos: el mandato del instinto encadena la conducta sexual. Pero a diferencia de otros seres, el hombre y la mujer pueden planificar su función reproductiva a voluntad, cuando cuentan con la suficiente información y medios materiales. Hoy no se habla de reproducción sino de reproductividad, es decir, la posibilidad y el derecho de procrear que tienen las personas, lo cual no siempre se lleva a cabo, al menos de la manera convencional. Hombres y mujeres de todas las épocas, pero sobre todo en el mundo moderno, deciden con más libertad y creatividad cómo resolver este llamado de la naturaleza.
Tomar partido
Reducir a la sexualidad a la simple aunque maravillosa procreación es perder una posibilidad mucho más rica y condenar a los portadores de la condición sexual a una insatisfacción vital. Unas cuantas miradas más, aunque no todas las que existen:
o La condición sexual es una manera de expresarse del ser humano en tanto parte de una realidad bipolar. Frío-calor, negativo-positivo, pasivo-activo, femenino-masculino. Así lo entendieron las antiguas culturas orientales de la India, la China, el Japón, etc., donde la concepción del Universo es explicada a través de esta diferencia de los opuestos-complementarios. El equilibrio entre ambos principios es el estado ideal y saludable, aun en un ser con un sexo concreto, varón o mujer.
o Frente al poderoso llamado del instinto, el erotismo es una dimensión propiamente humana de la sexualidad. Se expresa libremente en la construcción de aquello que representa el objeto sexual, más allá de las convenciones.
o Otros han decidido posponer temporaria o definitivamente la actividad sexual para dedicar todas sus energías a un estilo de vida espiritual, que requiere del celibato o castidad.
Hay quienes consideran a este último estado humano el más perfecto. Otros lo interpretan como una autocastración. Existe una tercera posición que no toma partido a priori: experimentar es para ellos la única forma de poder ingresar al centro mismo del misterio humano.

Le invitamos a reservar su hora de atencion para su primera sesion de Terapia de Pareja en nuestro sistema de reserva en linea:





Le invitamos a conocer las caracteristicas diferenciadoras de nuestro centro (que nos distingue): Quienes somos

Si desea conocer la experiencia de quienes ya han asistido a nuestro centro: Testimonios

Si desea ver nuestras oficinas: Nuestras Oficinas

Si desea reservar una hora de atencion lo invitamos a conocer nuestros Horarios y Valores.

Algunos testimonios de nuestros pacientes:



icon.Prisma Psicologia ®  www.terapiadepareja.cl
Centro de Atencion Psicologica especializado en Terapia de Pareja



Sistema de Reserva en Linea (atencion 24 hrs):


Para informarse de horarios de atencion, valor de la consulta, reembolso de isapres, descuentos por paquetes de sesiones, etc CLICK AQUI

Whatsapp para consultas (administrativas):
Click aqui desde su smartphone (whatsapp)

e-mail : [email protected]
Telefono : 222352715 (buzon de voz)

Horario de atencion:
Lunes a Viernes 10:00 a 22:00 hrs y Sabado 10:00 a 20:00 hrs.

Nuestras direcciones:
Oficina Panoramico: Nueva Providencia 2155 (ex 11-Sept), Oficina 801-A (Torre A), Edificio Panoramico, Metro Los Leones ver mapa
Providencia - Santiago - Chile

Oficina Centro Providencia: Nueva Providencia 1945 (ex 11-Sept), Oficina 1101, Edificio Centro Providencia, Metro Pedro de Valdivia ver mapa
Providencia - Santiago - Chile

Trabaje con nosotros